lunes, 8 de febrero de 2016

Justicia Restaurativa en delitos graves ¿por qué nos cuesta tanto ver los beneficios?

Estoy de acuerdo en que la Justicia Restaurativa y sus diferentes herramientas o fórmulas es aplicable también para delitos graves puesto que en estos casos las víctimas necesitaran tanto o más ayuda que las víctimas de delitos leves, igual que los infractores de crímenes graves deben tener una oportunidad de hacer las cosas bien y asumir el daño que causaron.  Parece que en España nos cuesta entender que todas las víctimas con independencia del delito sufrido, tendrían que tener la posibilidad de participar en un encuentro restaurativo,si fuera su deseo. Sin embargo, veo muy complicado que las víctimas puedan decidir si quieren o no participar en un proceso restaurativo, si los encargados de informar sobre esta posibilidad no creen en esta justicia o más bien piensan que no es recomendable para delitos graves. Una y otra vez, veo noticias en prensa en las que se alaban las bondades de la mediación penal pero limitándola a delitos leves, esto es porque la mayoría de las ocasiones los que dicen esto, no son conscientes de que la mediación en otros ámbitos y la mediación penal son totalmente diferentes y por tanto la justicia restaurativa no es un método alternativo de solución de conflictos, es algo más, mucho más, es una herramienta que en determinados casos y bajo ciertas circunstancias puede ayudar a  una víctima a aliviar el trauma del delito y a un infractor a conocer el impacto del delito. 
Y continuamente todos pensamos por las víctimas, y una y otra vez vemos como muchos profesionales hablan de que no sería conveniente para determinadas víctimas estos procesos, sin darnos cuenta que solo ellas saben lo que necesitan o las conviene y no son incapaces como opinamos habitualmente.

Estos días en la prensa se ha sabio la historia de un profesor que llevaba muchos años abusando de sus alumnos, este hombre lo ha reconocido, y muchas denuncias ya han sido hechas, entre ellas de alumnos que ya cuentan con más de veinte años. Reconozco la gravedad del delito y el profundo impacto que esto crea en sus víctimas, sin embargo,también he visto las bondades de la justicia restaurativa en muchas víctimas, incluso de delitos tan graves como el que estoy contando. Plantear ofrecer esta posibilidad a las víctimas de este profesor en España, sería totalmente incomprendido, pero esto es sin duda, porque todavía aún hoy no tenemos claro los beneficios de estos procesos restaurativos. ¿Acaso alguien piensa que por participar en este encuentro, el infractor va a salir sin castigo y sin reproche de la sociedad? Por supuesto que no, los procesos restaurativos pueden ser un complemento y este caso serviría para al menos intentar que el infractor pueda conocer el impacto real que sus delitos han causado en las víctimas, ya que podrá ver que incluso después de años, siguen sintiéndose víctimas. Pero es que además para la víctima que lo desee, puede ser una oportunidad para romper los lazos que les unen con el infractor, obtener respuestas y sobre todo poner voz a su sufrimiento, nadie mejor que ellos para contar como se sintieron y como se siguen sintiendo. ¿Y no sería perjudicial un encuentro cara a cara? Por supuesto, habría que valorar  cada caso, pero esto es lo bueno que la justicia restaurativa ofrece, la flexibilidad, siempre hay posibilidades de dar voz y permitir a las víctimas contar su historia, si un encuentro cara a cara no fuera posible se puede grabar un vídeo para el infractor o por ejemplo se puede mandar a una persona que represente a la víctima al posible encuentro etc las posibilidades son muchas y no solo debemos pensar en un encuentro cara a cara. Por eso, cuando nos enfrentamos a delitos más serios debemos tener en cuenta que las reuniones individuales con víctima e infractor son esenciales para que la posterior conjunta ( si se puede) se haga con las garantías suficientes para que el encuentro sea sanador, productivo y transformador.

Está demostrado que para una víctima de un delito grave tener un espacio seguro para contar su historia, ser escuchada y comprendida, puede ser una gran experiencia. Para muchas víctimas contar su historia directamente a la persona que le ha causado el daño, y poder hacerle preguntas, y expresar sus emociones puede ser relevante sobre todo si lo combinamos con el reconocimiento de los hechos por el infractor e incluso su responsabilización por ellos.

En este sentido, un valor importante de la Justicia Restaurativa es el de potenciar “una voz desconocida” y es que escuchar con respeto la historia de alguien es una forma de darles poder. Para las partes en esta clase de delitos, participar en estas prácticas restaurativas es importante pero es solo un paso más en un viaje de largo recorrido. Pero deberíamos empezar a tener la mente abierta, porque sino seguiremos pensando que las víctimas de delitos graves no quieren la justicia restaurativa y esto no será cierto, sino que la verdad será que no conocen esta posibilidad porque los que deben informarlos, son los que no creen en esta justicia.

2 comentarios:

  1. En México está pasando lo mismo. La sociedad acostumbrada a castigar y a olvidar los delitos perdió de vista que las víctimas tienen voz y definitivamente el cambiar la percepción de los ciudadanos sobre la justicia restaurativa depende de quienes estamos en las justicia alternativa y las prácticas restaurartivas. Excelente aportación maestra Domingo la usaré como referencia para "enamorar" a más personas sobre los beneficios de la justicia restaurativa. Saludos desde Aguascalientes, México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ciertamente además tratamos a las víctimas como si fueran incapaces de decidir por ellas mismas lo que desean o necesitan, habrá que seguir fomentando esta justicia más humana un abrazo Virginia

      Eliminar